Inicio / Turismo / SAN MIGUEL EN MONAGRILLO

SAN MIGUEL EN MONAGRILLO

Monagrillo tierra mía

Monagrillo Es un corregimiento herrerano que pertenece al distrito de Chitré. El Origen de este nombre, surge del hijo del cacique Monagre, quien habitó estas tierras antes de la llegada de los españoles. Se piensa que los españoles lo bautizaron Monagrillo como diminutivo del nombre de su padre. Está comprobado científicamente, que las primeras civilizaciones en llegar al Istmo de Panamá, arribaron a la playa “El Retén” (en Monagrillo), 3 mil o 4 mil años antes de Cristo. Dicha civilización era conocida como los “concheros”, debido a su alimentación basada en conchas, cangrejos y camarones. El mismo pueblo es llamado La cuna del humor nacional. Esto debido a las tradicionales reuniones diarias de sus habitantes, quienes en cualquier esquina se sientan a narrar historias. También porque la mayoría de los grandes humoristas panameños son nacidos en este lugar. Una característica igual de importante para todo monagrillero, es “tener” o “poner a otros” un sobre-nombre (apodo). Se dice que todo habitante del pueblo tiene uno. Estos pueden ser originales de las situaciones más extrañas e imaginables. Destacan como ejemplo “Triple Feo”, “Uña”,”Chacha”,”Culebro”, “Tapcín”,”Batato”, “Cachete”,”Gallo Tumbao”, “Carne Frita”, “Tortolita”,”Ratoncito de Estufa”, “Miñao”,”Puerca Loca”,”Cutre”,”Topo-Yiyo”,”El Puma”,”Mencha”,”Flecha”, entre otros

Festividades

SAN MIGUEL EN MONAGRILLO

El Popular folclórico pueblo de Monagrillo, año tras año celebran la llegada del santo patrono San Miguel Arcangel, al pueblo, en el año 1910.

Costumbres Religiosas
Rindiéndole honores a este santo patrono, el día 20 a las 12:00 mediodía se da el repique de campanas y se quema una docena de fuegos artificiales para anunciar a los moradores el inicio de las novenas, que concluyen con la salve y procesión el día 28 de septiembre. 
Pero el día más especial en estas celebraciones lo constituye el propio 29 de septiembre, cuando no solo la gente del pueblo sino personas de comunidades aledañas participan de la ceremonia religiosa, que preside el obispo.
Todos los actos religiosos se efectuan en la moderna y hermosa iglesia de Monagrillo, una de las joyas arquitectónicas modernas orgullo de la región de Azuero, “La iglesia de San Miguel Arcángel de Monagrillo”.

Tradiciones
Desde el 20 de septiembre, cantalantes de la talla de Coralia Bedoya, Elidin Tello y Aleida Vergara, entre otros tantos, se preparan para alegrar a propios y extraños en los programas folclóricos, que son una antesala de la celebración de San Miguel Arcángel. 
Hasta el 27 de septiembre, jardines y cantinas sirven de escenario a espectáculos cuyos protagonistas son el tamborito, gritos y salomas y el baile del pito y la caja. 

El día 28, una vez concluida la procesión en honor al santo, personas de todas las edades abarrotan la Plaza Hipólito Pérez para presenciar la tradicional quema de fuegos artificiales y otras detonaciones, que concluyen con la quema del letrero: “Viva San Miguel”

Las corridas de toros son únicas en su clase. Es el único lugar donde los dueños de portales alrededor de la plaza instalan altas tarimas para presenciar cómodamente las fiestas de toro, junto a familiares, amigos, e invitados.

Ni el sol ni la lluvia, que casi siempre cae por estos días, impiden que adultos, jóvenes y niños acudan a ver cómo el bravío ganado embiste a los valientes y arriesgados montadores y jugadores de toros. 
Algo muy particular en estas fiestas son las llamadas tarimas que empezaron a construirse desde 1982 , gracias a la iniciativa de Ernesto Villarreal T. y Euclides Quile Ortega. Desde entonces dichas tarimas permiten que los niños y demás miembros de la familia puedan observar tranquilamente los toros, ya que desde tempranas horas la barrera se mantiene llena de público

SAN PEDRO

 El corregimiento de Monagrillo en la provincia de Herrera ha hecho suya la fiesta de San Pedro, que se celebra todos los 29 de junio, con cabalgatas por todas las calles de la comunidad, como símbolo de la alegría que les provoca esta festividad.
A pesar de que no se sabe con precisión la razón por la que los monagrilleros celebran con tanto entusiasmo la fiesta de San Pedro, lo que sí se ha dado a conocer es que la misma tiene su raíz en la celebración de la festividad de San Juan Bautista el 24 de junio, patrono de los chitreanos, que también es una fiesta muy vistosa.
Todos los años, la ceremonia religiosa en honor a San Pedro se traslada al Parque San Pedro, ubicado en el barrio de la Dormidera de Monagrillo, con la presencia de cientos de fieles.
Atracción de la fiesta de San Pedro

Aunque en sus inicios en las fiestas de San Pedro solamente participaban las personas de la comunidad, con el transcurrir de los años, esta ha ido adquiriendo importancia y relevancia, al punto de que muchas personas llegan a Monagrillo con el ánimo de participar en las celebraciones, especialmente las de Chitré, La Arena y Los Santos.
Lo más atractivo de las fiestas de San Pedro son las cabalgatas, costumbre que a pesar de los años se mantiene.
En las cabalgatas no solamente participan los caballos de paso, sino también los caballos lecheros y molenderos, que son utilizados por el hombre de este pueblo en sus faenas diarias..
Parte de la atracción de la fiesta de San Pedro es que las mujeres del pueblo preparan el “sancocho de gallina de patio”, que sazonan con orégano y culantro y se le ofrece a los visitantes, acompañado de arroz blanco.
Otro elemento que no puede faltar en estas fiestas es la “chicha de junta”, bebida preparada con maíz cocido, malagueto, cáscara de naranja, hierba de limón, canela, jengibre y clavito de olor, y que se acompaña con empanadas, queques, rosquetitos y cocaditas, adornadas con banderitas de papel de distintos colores.
Además de las cabalgatas y las comidas tradicionales, durante las festividades se hacen presente los parrampanes, la muerte, el torito guapo, los diablicos sucios y uno que otro zarancundé, que con sus vistosos atavíos y alegres bailes dan un toque especial a esta celebración.

La figura de “la muerte” con su característico vestido negro y el esqueleto blanco recorre la plaza del pueblo detrás de niños, jóvenes y adultos que se muestran visiblemente asustados.
“Los parrampanes y mojingangas” también tienen su participación en las fiestas de San Pedro, ya que los jóvenes y los adultos se disfrazan de diferentes personajes y al son del acordeón, guaracha, el tambor y la caja los parrampanes bailan y sus cómicos gestos hacen reír a los presentes.
Antes del baile, uno de los personajes de la agrupación le entrega una flor, una muñeca o un bastón a cualquiera de los presentes.

Al final de la presentación cualquiera de los objetos que se entrega tiene que ser devuelto al parrampán, pero con una contribución económica, como muestra de apoyo y gratitud por la presentación del grupo.
Los diablicos sucios, el torito guapo de La Arena y uno que otro zaracundé ataviados con su particular vestido de hojas secas de tallo, complementan esta celebración, que por décadas se ha mantenido entre los monagrilleros, que además de trabajar duro, hacen un alto en sus faenas, para disfrutar un momento de esparcimiento.

About radiomia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *